Seguidores

MUCHAS GRACIAS

SIN VOSOTROS ESTO NO SERÍA LO MISMO. GRACIAS POR ESTAR EN ESTE SITIO.

Tranquility

domingo, 6 de octubre de 2013

Sino


He visto mi cuerpo ondeando en el aire muchas veces,
agonizo a ratos y el barquero siempre me devuelve a la vida 
porque nunca llevo la moneda que cuesta mi travesía.

19 comentarios:

  1. Gracias a todos por venir hasta aquí y dejar vuestro inestimable cariño y vuestros comentarios. Espero devolveros pronto las visitas.

    Un abrazo grande,
    Eva

    ResponderEliminar
  2. Bueno pues que espere el barquero, creo que no tenemos ninguna prisa no?
    unos besotesssssssssssss

    ResponderEliminar
  3. Es bueno no tener monedas y hacerle esperar, las prisas no son buenas.

    Besos,

    ResponderEliminar
  4. No es el tiempo, aún.
    Precioso pensamiento.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. ¿Se puede decir más con menos? El dinero siempre no es necesario. Bsos.

    ResponderEliminar
  6. Tú si que eres lista: dejar el monedero en casa en ciertas ocasiones como esta va de perlas. Me encantó.

    Un beso
    Rosa

    ResponderEliminar
  7. Tú si que eres lista: dejar el monedero en casa en ciertas ocasiones como esta va de perlas. Me encantó.

    Un beso
    Rosa

    ResponderEliminar
  8. Si no llevas la moneda... es que aún no ha llegado tu hora.
    Muy bueno, me ha gustado.
    Un abrazo grande, hacía mucho que no pasaba por aquí.

    ResponderEliminar
  9. Un placer volver a leerte y un placer tus gratificantes comentarios.Siempre me ha llamado la atención la visión del infierno clásica.Dante la refleja muy bien en la Divina comedia.El barquero Caronte nos aguarda indefectiblemente y un día en nuestro bolsillo aparecerá una moneda de repente.Certera y existencial reflexión.Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  10. El barquero me devolvió en una ocasión cuando ya había visto incluso a Cerbero. Aún no sé porqué ése cambio de opinión que hoy me contraría más que nunca.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Sin duda que este SINO nos suele suceder.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Ups! me estremeció, y qué alivio tu regreso.
    Por otra parte tu post me sugirió cuando en el pasado solía meditar o soñar despierta, hasta lograr dejar mi cuerpo y observarlo dormido desde un banco improvisado en las alturas. Un tema fascinante.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. María Eva, esta entrada tuya, prosa poética, nos hace pensar en aquellos momentos en que la vida nos zarandea, nos pone al límite; sin embargo no es el momento de liquidar nuestra existencia. EL destino de cada uno se deja acariciar hasta que llega el momento de entregar esa moneda de cambio. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  14. A partir de hoy, no llevaré nunca un euro en los bolsillos (por si acaso). jeje
    María, aprovecho para desearte una feliz Navidad y un próspero Año Nuevo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quién sabe cuando nos espera el barquero?

      Gracias Manuel por tus buenos deseos.

      Un abrazo grande,
      María Eva.

      Eliminar

Comenta con el respeto que te mereces tú y nos merecemos los demás. Gracias.