Seguidores

MUCHAS GRACIAS

SIN VOSOTROS ESTO NO SERÍA LO MISMO. GRACIAS POR ESTAR EN ESTE SITIO.

Tranquility

martes, 25 de septiembre de 2012

El vecino



Todos los días salía a la misma hora por el portal del edificio donde vivía. El rictus congelado de su rostro era el saludo matutino para todos los que se cruzaban con él.
Imponía, y mucho, tanto que los niños nos pasábamos  a la otra acera por miedo a que nos dijera alguna palabra para engatusarnos y sacarnos las tripas como las abuelas nos decían machaconamente cada día. Le seguí, las carnes me temblaban pero tenía que ver dónde iba cada día. Esa incertidumbre se había apoderado de mí y anulaba mi miedo fortaleciéndome. Cruzamos varias calles y al final entró en un soportal con un letrero que decía: “Escuela de sordomudos”.

19 comentarios:

  1. Hola, os dejo otra reposición.
    El tiempo se me escapa entre los dedos inasible y no soy capaz de sacar todos los proyectos adelante.

    Un abrazo muy grande,

    María Eva.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí me alegra que las traigas, María Eva, así tengo la oportunidad de leerlas sin tener que deslizarme hacia el pasado buscando.

    Este micro es muy potente. Transmite, con rotundidad, el miedo infantil a lo diferente, pero -sobre todo- la sensación de perplejidad cuando entendemos aquello que se nos escapaba.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pedro,

      Te recomiendo que bucees un poco y disfrutes de relatos más largos. Mi favorito es Mañana de San Juan, Si tuviera Alas como Ícaro y Prevención de suicidio.

      Nada un poco por ellos antes de que el frío arrecie.

      Un abrazo muy grande,

      María Eva.

      P.d. Muchas gracias por comentar y estar ahí.

      Eliminar
    2. Mis favoritos, que me he comido la "S" final y no puedo arreglar el comentario una vez subido.

      Eva

      Eliminar
  3. Sin profundizar nunca aprenderemos a conocer a las personas, y nos guiamos por comentarios de dimes y diretes. me ha encantado...un besote preciosa.

    ResponderEliminar
  4. Es un micro muy bien resuelto. Narra el impacto del vecino sobre los peques, un vecino distinto que no se comporta como el resto, hasta que se descubre la causa de su peculiaridad.
    Estupendo, María Eva.
    Y no te preocupes por la falta de tiempo. Así vamos todos, cuando podemos y en paz.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  5. Hola María Eva!
    A veces prejuzgar nos hace cometer errores tales como el que cuentas en tu relato...
    Beso grande!


    RoB


    ResponderEliminar
  6. hola como estas escribes muy lindo, te dejo mi http://wwwjesusdangelo.blogspot.com/
    me gustaria conocerte

    ResponderEliminar
  7. Cuantas veces nos ponemos en jueces, prejuzgamos sin siquiera el mínimo de conocimiento.
    Gran relato María Eva, muy reflexivo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Y el sordomudo volvióse hacia mi y me habló así:
    -Aprende, querida niña, que las cosas difieren de su apariencia.

    ¡Escribes muy bien María de las Evas!

    ResponderEliminar
  9. Una suerte que estés reponiendo porque así he podido leer este micro tan impactante.
    Me encantó!

    Salduos

    ResponderEliminar
  10. el final es el acertado, pues trabaja como quiebre al tono que traía el relato
    felicitaciones

    abrazoooo grande María Eva y feliz semana

    ResponderEliminar
  11. Gracias a todos por venir y dejar vuestro comentario, eso es el motor para seguir.

    Un abrazo muy grande para cada uno.

    María Eva.

    ResponderEliminar
  12. Um lindo texto, e a mensagem importantíssima de que não se pode julgar a ninguém pela aparência. A curiosidade infantil nos permite descobrir a vida, e essa lembrança por tão importante não ficou esquecida. Um abraço

    ResponderEliminar
  13. A veces tenemos la mania de juzgar sin pararnos a pensar si tendremos o no razón en nuestras cábalas.
    bonito texto.
    un besote

    ResponderEliminar
  14. Muy bueno el relato. No recuerdo cómo llegué por acá pero tus relatos tienen una buena dosis de atracción.

    ResponderEliminar

Comenta con el respeto que te mereces tú y nos merecemos los demás. Gracias.